Los esfuerzos de Irán de exportar su revolución a América Latina no solo tienen objetivos políticos y religiosos. A estas alturas ya no caben dudas de la participación de la República Islámica y del Hezbollah en los atentados a la embajada de Israel en Buenos Aires en 1992 y, sobre todo, a la AMIA en 1994, el mayor de la historia en la región. En ambos casos quedó claro que tienen una estructura logística y operativa montada en la Triple Frontera.

Fuente: http://www.cciu.org.uy/

Conexión Tres Fronteras en el atentado a la AMIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *