En una tranquila calle arbolada del Vedado, en La Habana, se puede encontrar una construcción sencilla pero llamativa. Una docena de pasos de mármol pardusco conducen a una gran puerta gris-azul, simétricamente decorada con símbolos de oro empañado incluyendo dos menorahs. El edificio está rematado con un arco alto, en cuyo centro hay una estrella de David. La sinagoga Beth Shalom, la principal de tres que existen en La Habana, fue construida a principios de los años cincuenta. Mientras que el exterior parece haber recibido poco mantenimiento a lo largo de los años, es fácil reconocer la belleza que tuvo en aquel entonces.

Fuente: http://www.cciu.org.uy/

Los judíos de Cuba: tan cerca y tan lejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *